El centro

 

Nuestra terapia psicológica

En StudioPsicología te recibimos con calidez, en un espacio profesional, de confianza y crecimiento.

Escuchamos tu demanda inicial y comenzamos a trabajar contigo mediante técnicas avaladas empíricamente; técnicas que han demostrado funcionar en una gran mayoría de personas con problemas similares a los tuyos.

Eligiéndonos a nosotros estás apostando por personas que combinan una faceta científica con otra muy humana. Estarás invirtiendo en tu salud y bienestar, presentes y futuros.

Las técnicas o terapias que utilizamos son:

  • Terapia cognitivo conductual
  • Entrevista motivacional
  • Terapias de tercera generación


Terapia Cognitivo Conductual

Qué es la TCC

Es una terapia psicológica dirigida a la modificación de los pensamientos, emociones y comportamientos desajustados que se situán en el origen y mantenimiento del malestar psicológico y de las dificultades adaptativas o de funcionamiento cotidiano.

Entre las técnicas utilizadas por la TCC destacan:

  • Psicoeducación
  • Solución de problemas
  • Reestructuración cognitiva
  • Exposición in vivo o en imaginación
  • Exposición interoceptiva
  • Entrenamiento en regulación emocional
  •  Técnicas de relajación
  • Autoinstrucciones
  • Técnicas de control de contingencias

La TCC es la terapia más recomendada por los principales organismos científicos para la gran mayoría de trastornos psicológicos.  Guiada por su carácter experimental, busca siempre la mejora de las intervenciones para poder ofrecer tratamientos con la máxima eficacia.

Los problemas en los que la TCC se ha mostrado eficaz son:

  • Trastorno Depresivo Mayor (TDM)
  • Fobias específicas
  • Fobia social
  • Trastorno Depresivo Persistente
  • Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)
  • Trastorno de Estrés Postraumático (TEPT)
  • Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG)
  • Trastorno de pánico (TP)
  • Hipocondría

La terapia cognitivo conductual ha ayudado a millones de personas
¡Tú puedes ser el siguiente!


Entrevista Motivacional

Qué es la EM

La Entrevista Motivacional es un modo de activar la propia motivación de la persona, así como sus propios recursos para cambiar. Añadir esta técnica a una terapia potencia las probabilidades de que las personas no solo cambien y mejoren, sino que lo hagan empoderadas, sintiendo que construyen, superan y disfrutan cada una de las fases del proceso.

Las fases de esta técnica son:

  1. Vincular. Crear una relación terapeútica basada en la empatía, la aceptación y el apoyo.
  2. Enfocar. Juntos, terapeuta y cliente, buscarán los objetivos sobre los que enfocarán la intervención.
  3. Evocar. Evocar las razones por las que se desea el cambio, lo que generará una importante motivación.
  4. Planificar. Decidir la mejor estrategia a seguir para lograr los objetivos

Espíritu de la EM

El espíritu es la perspectiva subyacente desde la que se practica la EM. Sin ello, la EM se convierte en un truco cínico, en un intento de manipular a las personas para que hagan lo que no quieren hacer. Por ello, la práctica de la EM debe asentarse sobre los siguientes principios:

  • Colaboración. La EM se hace «para» y «con» la persona. No es algo que un experto le hace a un receptor pasivo, sino una colaboración entre expertos, porque cada persona es la mejor experta en sí misma.
  • Aceptación. Valoramos el potencial de la persona, reconocemos y promovemos su autonomía, intentamos entender su postura y afirmamos sus capacidades y sus esfuerzos.
  • Compasión. Ser compasivo significa promover activamente el bienestar del otro y dar prioridad a sus necesidades.
  • Evocación. El mensaje implícito es «tienes lo que necesitas y, juntos, lo encontraremos.

No esperes a estar motivado para cambiar y mejorar.
Ven a cambiar, nosotros nos encargamos del resto.


Terapias de Tercera Generación

Qué son las terapias de 3ª generación

Son terapias creadas con el objetivo de realizar una modificación de la conducta del cliente desde un enfoque global, atendiendo siempre a las particularidades de la persona, así como al contexto socio-cultural en el que ésta se desarrolla.

Se basan en el poder del contexto y del diálogo para conseguir el cambio a través de la aceptación del problema por parte tanto del terapeuta como del paciente.

No se trata, por tanto, de eliminar ciertos síntomas, sino de entender por qué nuestras conductas son desadaptativas en el contexto en el que se producen para, a continuación, tratar de desarrollar nuevos comportamientos más funcionales.

Ejemplos de terapias de 3ª generación

Las terapias de 3ª generación o terapias contextuales que mayor recorrido y evidencia empírica han conseguido son:

  • Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT). 
  • Psicoterapia Analítica Funcional (PAF).
  • Terapia de Conducta Dialética (TDC).
  • Terapia Integral de Pareja (TIP)
  • Activación Conductual (AC)
  • Terapia con Base en Mindfulness (BMT)
  • Terapia Cognitiva con Base en la Persona para la Psicosis.
En StudioPsicología nos mantenemos actualizados
para darte la atención que mereces.

Proceso terapéutico

El tratamiento psicológico se desarrolla habitualmente en las siguientes fases:

EVALUACIÓN (2-3 sesiones)
Es el momento de poner sobre la mesa los problemas y hablar de todo lo necesario para obtener el máximo de información. 

Nos volcamos en conocerte como persona, atendiendo a todos los ámbitos relevantes de tu vida. De esta forma, podemos crear un buen vínculo y aplicar estrategias de motivación para que empieces este proceso con la mejor actitud, con energía y esperanza.

También aplicamos test psicométricos, que nos aportan datos objetivos muy valiosos.
1
OBJETIVOS Y DISEÑO DEL PLAN (1 sesión)
Fijaremos los objetivos juntos y sentaremos las bases de la terapia como un equipo que va a trabajar unido y comprometido.

En esta importantísima sesión, te presentamos una hipótesis explicativa sobre tu problema y el plan de tratamiento personalizado que elaboramos para abordarlo.
2
TRATAMIENTO (variable)
Ponemos en marcha las técnicas y herramientas que han demostrado ser más eficaces para alcanzar tus objetivos y adquirir las habilidades de cambio.

Está en nuestras manos cuidar cada aspecto de la intervención e implicarte en ella. Tu participación activa es fundamental, tanto en las sesiones como llevando a tu día a día lo trabajado. La duración de la terapia, además de obedecer a la complejidad del problema, depende en gran medida de tu motivación e implicación.

Recuerda que una terapia es un proceso de crecimiento y satisfacción personal.
3
SEGUIMIENTO (3 sesiones)
Una vez finalizado el tratamiento, es muy recomendable efectuar algunas sesiones de seguimiento. Nosotros generalmente las pautamos a los 3, a los 6 y a los 12 meses. 

En estas sesiones, no solo nos aseguramos del mantenimiento de los logros de la terapia, sino que podemos detectar y reforzar aquellos aspectos sobre los que has podido bajar la guardia.
4

Si  crees que podemos ayudarte o quieres saber más, estamos aquí para ti.